30 jul. 2007

El tuerto José

El tipo este hablaba con tanto fervor que yo no podía dejar de creerle, me contó lo siguiente y de la siguiente manera: "Si te cuento todas las buenas experiencias y sensaciones que tuve en la vida te podes aburrir, porque yo soy de esos que disfrutan con poco, que ve el otro lado de las cosas... pero entre las mejores cosas que me han sucedido, entre las mejores cosas, puedo mencionarte una. Una noche, una noche común, una noche encontré que en mi pecho llevaba enraizado un hermoso capullo, ni se de que flor, ni se de que tipo de flor, ni se, pero el capullo era hermoso y estaba en mi pecho, dentro de mi pecho y no me dolía tenerlo, era una sensación como cuando tomás agua miel ¿probaste agua miel? ah, no sabes que rica, deberías probarla... el capullo, ¡que lindo!"
Le tuve que preguntar, estaba obligado a preguntarle: "¿Que fue del capullo? ¿Creció?" "Y... mirá" contestó esto y se cortó... señalo un lugar en su pecho y bajo la cabeza y hasta que no me fui no la levantó...

No se si interesa el detalle pero este tipo se llamaba José y era tuerto... él tuerto José


No hay comentarios: