8 ene. 2008

Debajo del Felpudo



Uff... costó arrancar, soy corredor pero no entiendo mucho de mecánica; Así que tuve que depender mucho del mecánico para que pusiera mi máquina a punto para salir nuevamente a recorrer caminos.

Podría hablar horas de mi mecánico y su rayita del culo siempre asomando como si su pantalón fuera el horizonte y ella, la rayita, el sol al amanecer o al atardecer (depende el movimiento que mi mecánico haga) pero me pidió encarecidamente que no lo nombre, que no lo mencione ni un poco... y bueh! di mi palabra así que no voy a hablar de él... y estuve tan parado, tan sin hacer nada que tampoco tengo demasiado para hablar de otros. Puedo mencionar el calor, el bulevard de la avenida por la que tránsito ahora y las palmeras que cada tanto aparecen en el... no se, por lo pronto mi coche anda, está a punto... ahora tan solo falta buscar historias...

3 ago. 2007

Mollejas con vino blanco

Atravesado al medio el dragón congelado echa fuego frío de su boca. Fuego de frezzer, y un caballero que lo único que desea es llegar antes de las 23 hs, para que no se le enfríen sus mollejas. Lo prometido fue un acompañante de vino blanco, en vaso o botella, dulce doncella que ya se sabe se bebe fría.
Y el dragón agoniza pero no muere, y el apuro del caballero es mayor y la doncella se emborracha en la cueva y no sabe... y las mollejas, las mollejas se enfrían y el precio es el mismo que cuando estaban calentitas. Negocio malo para el caballero, último negocio para el dragón, penoso negocio para la doncella. Al único que le cierra todo es al parrillero que toma vino tinto y se llama Ajelo.

30 jul. 2007

¿Que hay de nuevo... viejo?

Nene estúpido

estás mirando mal.

Aprende de Bugs, vive bajo tierra,

come zanahoria y vive.

Vive como dibujo, vive como conejo.

y es todo para mi, es todo para vos.

Nene estúpido

no te babees con idioteces.

Aprende de Bugs, el conejo tonto de la TV.

Bugs el conejo criminal.

El tuerto José

El tipo este hablaba con tanto fervor que yo no podía dejar de creerle, me contó lo siguiente y de la siguiente manera: "Si te cuento todas las buenas experiencias y sensaciones que tuve en la vida te podes aburrir, porque yo soy de esos que disfrutan con poco, que ve el otro lado de las cosas... pero entre las mejores cosas que me han sucedido, entre las mejores cosas, puedo mencionarte una. Una noche, una noche común, una noche encontré que en mi pecho llevaba enraizado un hermoso capullo, ni se de que flor, ni se de que tipo de flor, ni se, pero el capullo era hermoso y estaba en mi pecho, dentro de mi pecho y no me dolía tenerlo, era una sensación como cuando tomás agua miel ¿probaste agua miel? ah, no sabes que rica, deberías probarla... el capullo, ¡que lindo!"
Le tuve que preguntar, estaba obligado a preguntarle: "¿Que fue del capullo? ¿Creció?" "Y... mirá" contestó esto y se cortó... señalo un lugar en su pecho y bajo la cabeza y hasta que no me fui no la levantó...

No se si interesa el detalle pero este tipo se llamaba José y era tuerto... él tuerto José


19 jul. 2007

La Mancha




Traspasé el papel,
la tinta indeleble humedeció demasiado la hoja en la que escribía, y las letras benditas que elevaban las palabras que formaban las simples oraciones de estúpido contenido personal se hicieron pelota. Sin más me despido con un saludo cordial es lo único que me queda para agregar a esta mancha sin complejos de expansión en mi carta.
El papel no dice nada,
solo un saludo final, y una herida de tinta que no se borra fácilmente, un saludo que no es el último y una herida que no es la primera...
Blanca, una maestra que tuve mucho tiempo antes de aprender a manejar mi bólido me decía todo el tiempo "No apoyes tanto el lápiz" siempre quiero hacerle caso, pero a veces, en algunos momentos, me olvido...

Imagen://www.ayto-arganda.es/scripts/files/cultura_Web_octubre/quesada.jpg

El ¿bromista?

Ieio siempre dejó un "culito en el vaso". "En las fiestas" dice Ieio "siempre dejo un culito de lo que estoy tomando en el vaso y lo pongo sobre alguna mesa... je, ahí espero que alguno se acerque a tomarse lo que yo dejé... je je... je." A Ieio le parece muy gracioso dejar el culito en el vaso... a mi no tanto. Ieio también hace otras cosas que le parecen graciosas. A saber: le quita el clavito que tienen los picaportes para que no puedan abrirse las puertas, intenta dejar los botones de los baños apretados para que no se llene nunca la mochila de agua, tira azúcar al piso en los bares porque supone, y quizá sea así, que es molesto pisar azúcar... también corre el colectivo para que este le pare y cuando llega frente a la puerta dice "no gracias", pega monedas de veinticinco centavos en la vereda y otras decenas de bromas mas. Ieio se cree gracioso... yo creo que no lo es.

17 jul. 2007

Un intento de poesía.

Que quieren que haga, si nadie me enseño a escribir poesía... no sé la métrica, ni la cantidad de sílabas, ni el ritmo de un verso. Me he enterado que rimar palabras poco tiene que ver con una poesía. No soy poeta.

Perdí el hilo de la conversación,
me quede mirando la nada,
llorando en seco sobre el blanco muro
sin sincronizar los tiempos.
Sin tener noción de los momentos

La música entro mas tarde,
y el payaso... no hablemos de payasos.
Desfigurose ¿desfigurose?... desfigurose
la sonrisa en la piel del niño;
no hablemos de niños...

La luz que no se vislumbra
¿para que carajo es luz entonces?
Las mil lecciones que puedo dar
y la única que tenía que aprender
se pierde en la opacidad del muro... mundo.

FIN

Ahí está, buen intento... lo escribí mientras manejaba... no soy poeta.